Loading...
Loading...

Cómo fortalecer tu imagen de marca con un vídeo testimonial

Home / Videos / Cómo fortalecer tu imagen de marca con un vídeo testimonial

Aunque a veces nos cueste reconocerlo, a todos nos influyen, en mayor o menor medida, las opiniones de los demás. Cada vez estamos más pendientes de las valoraciones que otros usuarios hacen sobre un producto o servicio antes de adquirirlo. Cuando contamos con varias opciones, nos decantamos, por lo general, por aquellas que tengan una valoración más positiva.

De ahí la importancia de los vídeos testimoniales, los cuales son un factor muy importante cuando el usuario tiene que tomar una decisión de compra. Estos vídeos están generalmente protagonizados por personas que describen las cualidades de los servicios de la empresa, mencionando sus puntos fuertes.

Como ya hemos mencionado, los clientes tienen muy en cuenta las valoraciones positivas, por lo que los vídeos testimoniales resultan de gran ayuda a la hora de incrementar tus ventas. Suelen enganchar más y resultan mucho más convincentes que únicamente el hecho de incluir texto e imagen. Así que, si en tu negocio todavía no has preguntado a tus clientes cuál su opinión sobre tu producto o servicio, estás perdiendo una excelente oportunidad.

No hay que olvidar que los vídeos testimoniales deben poseer un acceso sencillo en la página principal de las empresas, por lo que deben ser ubicados cerca de sus secciones principales. Igual de importante es la calidad del vídeo, que tenga buen sonido y que resulte fácil de cargar. Los usuarios de Internet están habituados a un cierto nivel y ver vídeos testimoniales de baja calidad les hará más daño que bien.

Asimismo, cabe mencionar que este tipo de vídeos dan pie a la incorporación de algunos efectos visuales, así como a la combinación de vídeos, fotografías y títulos que acompañen a la explicación.

En cuanto a los diferentes tipos de vídeos testimoniales, los más comunes son:

   Creados por tus clientes / Vídeo entrevista / Historias con testimonios

   

Los primeros son aquellos vídeos filmados por los propios clientes donde dan su opinión sobre tu producto o servicio. El hecho de ver como un cliente ofrece su opinión personal de primera mano genera una gran confianza entre los consumidores.

Por su parte, las vídeo entrevistas consisten básicamente en grabar una entrevista con tu cliente en la que este habla sobre su propia experiencia de marca. Cuando se opta por este tipo de formato, es muy habitual que surjan dudas acerca de si la entrevista debe estar preparada, cuáles deben ser las preguntas y la manera en que quieres que respondan para que el vídeo quede bien. Lo más conveniente es guiarlos para que sientan seguridad a la hora de hablar delante de la cámara y se consiga una conversación natural y auténtica. Si bien no es necesario que los clientes mientan, no es lógico ni recomendable incluir opiniones negativas de clientes descontentos, pues resultaría contraproducente.

Por último, cabe hacer referencia a las historias con testimonios, que siguen un hilo narrativo a través de vídeos de mayor duración en los que se agrupan varios testimonios.

Con el objetivo de que comprendas de manera más gráfica en qué consiste un vídeo testimonial, a continuación te mostramos una serie de vídeos testimoniales (uno por cada tipo) que hemos recogido a modo de ejemplo:

-Vídeo creado por tus clientes:

Cuenta con un carácter mucho más de andar por casa pues, como ya hemos dicho, son los propios clientes los que lo graban. Debido a esto, se necesita muy poco material extra para realizarlos, aunque resulta interesante editarlos para mejorar su calidad. También resulta interesante utilizar la edición para añadir información sobre las personas que aparecen en él o algún otro elemento visual como fotografías que complementen al vídeo.

-Vídeo entrevistas:

Son mucho más profesionales que los anteriores, por lo que requieren de una mayor cantidad de recursos. Se necesita un lugar que cuente con la iluminación adecuada, un micrófono, una preparación previa de las preguntas y, aunque resulte obvio, alguien dispuesto a responderlas. En cuanto a la edición del vídeo es interesante incluir una vez más datos sobre las personas que aparecen en él (nombre, cargo en la empresa…)

-Historias con testimonios:

Este tipo de vídeos testimoniales son los que más trabajo llevan debido a que son los más elaborados y los que necesitan de un mayor cuidado. Además de todo lo anterior, es necesario llevar a cabo un guión que contenga el hilo narrativo que se va a incluir en el vídeo y que ayude con la organización de los testimonios. Y, por último, respecto a la edición del vídeo, como puede verse en el ejemplo, es muy habitual incluir elementos como voz en off, pequeños textos que complementen las imágenes que se están mostrando, subtítulos en otros idiomas o combinaciones de imágenes de estudio con imágenes en el lugar de trabajo.