Loading...
Loading...

Cómo utilizar YouTube y organizar tus vídeos

Home / Fotografía / Cómo utilizar YouTube y organizar tus vídeos

Por todos es conocida la importancia de tener un buen posicionamiento SEO en el buscador Google, de manera que aparezcamos en las primeras posiciones cuando alguien introduce una serie de palabras clave relacionadas con la actividad de la empresa. Pues bien, esto no es muy distinto de lo que sucede en YouTube, donde los vídeos que cuenten con un mejor posicionamiento serán obviamente más visitados por los usuarios de esta plataforma.

Por ello, es necesario trabajar el posicionamiento en YouTube, para lo cual existen una serie de factores que van a determinar que nuestro vídeo aparezca o no en los primeros resultados de las búsquedas. Estos factores a tener en cuenta son los siguientes:

1.- Conocer las palabras clave (o keywords) que utilizan tus usuarios potenciales. La inclusión de estas palabras clave en el título o en la descripción del vídeo ayudarán a posicionarlo adecuadamente, llegando de mejor manera al público que deseas y al que puede interesarle el contenido de tu vídeo.

Dentro de las palabras clave, hay que destacar las long tail. Estas son palabras que poseen un potencial de tráfico bajo, por lo que cuentan con una baja competencia y son más fáciles de posicionar.

Como hemos dicho, las palabras clave han de utilizarse también en el título. Si escoges las palabras clave adecuadamente, conformarás un título de vídeo atractivo, que el usuario encontrará interesante y que le animará a comenzar a verlo. Si además el vídeo le gusta, es probable que se interese por conocer más sobre ti. Algo a tener en cuenta es que las palabras que conforman el título del vídeo deben ir en consonancia con su contenido para evitar decepciones o clickbait.

Por ejemplo, si subes vídeos tutoriales en los que enseñas a hacer algo, debes priorizar el uso de palabras que hagan referencia a la acción. Conjuntos de palabras como “Cómo hacer…” o “ Tutorial de…” son de los más buscados en la plataforma, por lo que la utilización de ese tipo de palabras resultará práctico para el usuario.

2.- Seguir las recomendaciones de calidad y tamaño del vídeo que hace YouTube. A pesar de que YouTube propone unas pautas más extensas (que puedes ver aquí), básicamente tienes que quedarte con dos cosas fundamentales: al usuario le gustan los vídeos cortos y le resultan muy pesados de ver los vídeos largos; en cuanto a la calidad del vídeo, se valora más positivamente que estén en calidad HD.

A pesar de que a los usuarios les gustan más los vídeos de corta duración, hay que saber que YouTube premia más los vídeos largos. Esto se debe a que ellos generan ingresos a través de los anuncios publicitarios y los vídeos largos tienen mayor capacidad de albergar estos anuncios (en un vídeo largo, como es natural, caben más anuncios que en uno de menor duración).

3.- Genera contenido de calidad. Debes buscar en todo momento crear vídeos que resulten interesantes y atractivos. La imagen que el vídeo deje en el usuario, será la que este va a asociar con tu marca, con que es imprescindible que el vídeo esté cuidado y con calidad casi profesional. Si el usuario no se ve atraído por el vídeo, lo más probable es que no lo visualice completamente, lo cual resultará negativo. Aunque es muy complicado de lograr, debes buscar en todo momento la viralidad del vídeo.

4.- Utiliza las listas de reproducción. Si has subido o tienes pensado subir una gran cantidad de vídeo, debes tener en cuenta que puedes ordenarlos en base a su temática o tipo creando diferentes listas de reproducción. Cada lista de reproducción contendrá vídeos con características similares, por lo que al usuario le resultará más sencillo encontrar lo que está buscando dentro de tu canal.

5.- Escoger una buena imagen destacada. También llamada miniatura, la imagen destacada es, junto al título, lo primero que un usuario ve de nuestro vídeo. Puedes escoger un frame del vídeo, pero lo más recomendable es elaborar con un programa de edición una imagen destacada que esté relacionada con el vídeo pero que no forme parte de él. Al igual que sucede con el título, es fundamental que la miniatura tenga presencia para que invite al usuario a comenzar el vídeo.

6.- Publicar de forma constante. Elaborar un vídeo supone la mayoría de las veces un gasto de tiempo mayor que otros formatos, como pueden ser texto o imagen. Debido a ello, no todo el mundo tiene la capacidad de publicar un vídeo cada poco tiempo. Por esto, se recomienda que si durante un día de grabación has obtenido mucho material, es preferible repartir ese material entre varios vídeos de corta duración antes que hacer un único vídeo largo. De esta manera dispondrás de más vídeos y podrás ocupar un mayor número de días con ellos.

7.- Compartir tus vídeos en redes sociales y blog. Esto será beneficioso tanto para aumentar las reproducciones de tus vídeos, como para generar contenido y dar más vida a tus redes sociales. Cabe mencionar que YouTube te la da la opción de realizarlo de forma automática, enlazando tus redes con tu canal.