Loading...
Loading...

Una imagen vale más que…

Home / Fotografía / Una imagen vale más que…

 

Como se suele decir: una imagen vale más que mil palabras. En el caso del comercio online, las fotografías de los diferentes productos son uno de los argumentos de mayor peso a la hora de venderlos. Si las imágenes son de calidad y sabemos cómo utilizarlas, la posibilidad de que ese producto entre por los ojos del comprador y se anime a comprarlo será mayor. Al no poder disponer de una percepción física sobre el producto, el comprador se basará en las imágenes que se muestran de él para tomar una decisión de compra.

Cuando estás iniciando un negocio (especialmente si no dispones de un presupuesto muy elevado), es normal que el hecho de tomar fotografías de tus productos pueda suponer un desafío. No obstante, debes saber que esto es mucho más sencillo de lo que aparentemente pueda parecer.

Una de las partes más importantes a la hora de tomar una instantánea son las herramientas que utilizamos para ello. Aunque no seamos profesionales de la fotografía, debemos intentar que nuestras imágenes sí lo parezcan. Pues bien, esto depende en gran medida del equipo que utilicemos para ello. A continuación vamos a explicarte qué elementos son necesarios, así como sus alternativas más económicas.

 

¿Qué necesitamos?

 

Como ya te habrás imaginado, la cámara(1) se convierte en la herramienta fundamental cuando llega el momento de realizar una fotografía. Si bien no es necesario disponer de la cámara más sofisticada del mercado, sí es necesario que esta cuente con una serie de características que hagan que sea apta para realizar esta tarea. Utilizar una cámara réflex es lo ideal. Si sabemos cómo utilizarla y ponemos interés, nos servirá cualquier modelo básico para sacar buenas fotos.

Naturalmente, no todo el mundo dispone o tiene la posibilidad de disponer de una réflex. Por suerte, en los tiempos que corren existen multitud de teléfonos móviles con potentes cámaras que, a pesar de no alcanzar la calidad de las cámaras, realizan fotos de muy buena calidad.

Al igual que sucede con las mejores cámaras del mercado, los objetivos(2) tienen un precio bastante elevado. A pesar de que no son imprescindibles, en el caso de que se pueda disponer de uno, la calidad de las fotografías mejorará mucho.

Más adelante hablaremos más detenidamente sobre la iluminación pero, en este punto, es necesario que sepas que, si no se dispone de la iluminación natural adecuada, los focos(3) supondrán una excelente opción.

Para sacarle el máximo partido a la cámara es fundamental que esta se encuentre en una posición fija que le permita sacar fotos nítidas. La tecnología de las cámaras ha evolucionado de tal manera que cada vez resulta más sencillo realizar buenas fotografías. Pese a ello, seguimos requiriendo de los beneficios que aportan los trípodes(4) , los cuales son principalmente la estabilidad y el hecho de que evita vibraciones producidas por el movimiento de las manos del fotógrafo.

Al igual que sucede con las herramientas anteriores, no todo el mundo puede disponer de un trípode, por lo que una vez más te ofrecemos alternativas menos costosas. La más habitual es simplemente buscar una superficie lisa y firme que permita fijar la cámara, evitando de este modo los molestos movimientos producidos al sostenerla entre nuestras manos. Otra opción que nos resulta interesante es el uso de pequeños sacos de arena, ideales para depositar nuestro equipo.

En el caso de que se necesite tomar fotografías a productos de tamaño reducido, suele ser recomendable utilizar una caja de luz(5). A pesar de que no son muy caras, es interesante saber que la alternativa económica a esta herramienta es buscar un pequeño rincón de tu establecimiento que disponga de la luz adecuada para tomar las fotografías.

El último elemento, aunque no el menos importante, es el fondo blanco(6) sobre el que se realizarían las fotografías de los productos de mayor tamaño. La otra opción es simplemente buscar una superficie o pared lisa que permita que el producto en cuestión tenga buena visibilidad.

 ¿Qué debemos tener en cuenta?

Una vez que ya conocemos las herramientas necesarias para tomar las mejores fotografías de los productos para su venta online, vamos a explicar tres aspectos que debemos valorar y que aportarán un gran valor añadido a nuestras fotos.

  1. Iluminación

Muchos expertos recomiendan intentar aprovechar al máximo los recursos naturales. Las fotografías tomadas en luz natural (siempre que esta sea suficiente) suelen tener una calidad y nitidez muy buenas. Lamentablemente, son pocas las ocasiones en las que la luz natural es suficiente para tomar instantáneas de un producto.

Es por ello que gana gran importancia el equipo de iluminación. Muy probablemente, vas a necesitar focos con una potencia suficiente que aporten una profundidad de campo amplia, que muestre todo el producto con un correcto enfoque. En la mayoría de los casos será simple, sin embargo, dependiendo de la forma de dicho producto y la manera en que este refleje la luz, puedes encontrarte con ciertas dificultades.

Con el objetivo de evitar estos obstáculos, debes intentar que la luz pase por un material difusor que evite que la luz caiga de forma tan directa sobre el producto, provocando sombras de mayor suavidad y agradables a la vista. Es importante que tengas en cuenta el tipo de producto y sus características a la hora de colocar los elementos de iluminación en una u otra posición.

A pesar de esto último, en las siguientes imágenes te mostramos la colocación más habitual y profesional de los elementos de iluminación (izquierda) y un pequeño truco para lograr un fondo sin sombras y puramente blanco (derecha):

 

                                                                         

Cabe mencionar que la primera imagen está basada en lo que explica la experta en fotografía Eima en este vídeo: //www.youtube.com/watch?v=7QH21_86QNU. No dudes echarle un vistazo si quieres saber más.

Como ya hemos mencionado antes, si no dispones de material de iluminación profesional debes buscar el aprovechamiento máximo de la luz natural que entra a través de ventanas o cristaleras. Asimismo, tienes la posibilidad de aprovechar elementos de iluminación mucho más básicos, como puedan ser linternas, lámparas o incluso el flash de tu teléfono móvil. Si lo que deseas es crear una luz de relleno, puedes utilizar una cartulina blanca para reflejar la luz principal que entra por la ventana. Únicamente debes colocarla enfrente de dicha luz y aprovecharte de su reflexión para para lograr este efecto.

  1. Composición

 Ahora que ya conoces un poco más acerca de cómo lograr una buena iluminación en tus fotografías de producto, llega el momento de hablar de la composición, la cual determinará la diferencia entre una buena y una mala fotografía. Vamos a explicar este tema a través de una serie de tips que, sin ninguna duda, son de fácilmente aplicables y de gran utilidad.

  • Identifica el centro de interés: las fotografías tienen un protagonista (en este caso el producto que se desea vender) que debe tener una posición principal. Es necesario eliminar de la fotografía todos aquellos elementos que roben protagonismo a nuestro actor principal. En nuestro caso es muy frecuente eliminar sombras o reflejos que dificulten la visualización correcta del producto. Además, como ya hemos visto antes, el fondo debe ser liso para evitar distracciones.
  • La regla de los tercios: si dividimos una imagen en cuadrículas 3×3 de igual tamaño, las intersecciones de dichas cuadrículas conformarán los puntos de interés. En línea con el punto anterior podemos reseñar que, en imágenes más elaboradas, es interesante que los elementos protagonistas de la imagen aparezcan en estos puntos de interés, puesto que serán las zonas hacia las que los clientes dirijan la vista.
  • La profundidad de campo: supone una gran herramienta para marcar la diferencia entre el frente y el fondo de nuestras instantáneas, en caso de que tomemos fotografías sin un fondo liso. Dependiendo de la apertura del diafragma que utilicemos a la hora de realizarlas, obtendremos una mayor o menor nitidez en el fondo.
  • Ten en cuenta los colores: hay muchos elementos psicológicos ligados a los colores. Es importante saber jugar con los diferentes colores fríos y cálidos para causar el efecto adecuado en el cliente.

 

 

  1. Espacio

Es el momento de hablar del escenario en el que debemos tomar las fotografías. Como ya hemos comentado anteriormente, es indispensable que el lugar cuente con una iluminación adecuada (ya sea natural o artificial).

Después de la iluminación, el segundo elemento más importante del espacio es el fondo. Lo más habitual para este caso es utilizar un fondo liso, generalmente de color blanco, que no suponga una distracción a la hora de evaluar el producto por parte del cliente. Salvo que dispongas de un fondo fantástico que consideres que le va a la perfección al producto, nuestra recomendación es que no lo te busques complicaciones y elijas y fondo liso.

Dicho fondo puede ser simplemente un área de tu establecimiento, sin embargo, si no cuentas con un espacio adecuado para realizar fotografías, siempre tienes la opción de acudir a una tienda de marcos o galería de arte para adquirir una hoja con medidas que se adapten a tu necesidad.

A pesar de que lo más habitual es utilizar fondos lisos, no debemos olvidar que los productos también pueden presentarse utilizando fondos más elaborados o complejos, convenientemente con una temática relacionada con el producto que se está fotografiando.

Consejos y cosas que debes tener en cuenta

No nos gustaría finalizar el post sin compartir contigo una serie de consejos que creemos debes tener en cuenta e incorporar a todo lo que has aprendido hasta ahora. Son los siguientes:

  • Prepara y limpia el producto: coloca el producto en la posición adecuada y no te olvides de limpiarlo para que luzca sin suciedad o polvo.
  • No abuses del flash: una luz de flash demasiado potente puede provocar reflejos que desluzcan la fotografía. Poner la cámara en modo manual ayuda a controlar el disparo del flash.
  • Ten en cuenta las imágenes en 360 grados: este moderno tipo de fotografías permite al cliente hacerse una idea perfecta de la apariencia que tiene el producto por cualquiera de sus caras. Cada vez son más habituales en los comercios de productos online.

 Muestra varias caras del producto: no todo el mundo tiene los medios ni el conocimiento para realizar fotos en 360 grados, por lo que la manera sencilla de mostrar varias partes de un producto es realizar el mayor número de fotografías que sea posible, desde diferentes ángulos y perspectivas.

 

No te olvides de la edición

Por último, nos gustaría recordarte que siempre tienes la posibilidad de utilizar herramientas gráficas digitales que te permitan editar y retocar aquellas fotos que tengan imperfecciones o que no te guste su resultado.

Aquí, el programa estrella es el Photoshop. Puede utilizarse tanto para modificar imágenes digitalizadas como fotografías. Ofrece infinidad de opciones para editar, entre otras cosas, el color la luz o el fondo. Su única desventaja es que es complicado y debes conocerlo bien para sacarle todo el jugo.

Sin embargo, pese a lo que mucha gente cree, hay vida más allá del Photoshop en el mundo de la edición y, desde aquí, nos gustaría recomendarte algunos como el GIMP (gratuito), Pixelmator (para Mac) y Paintshop Pro (de pago).